miércoles, 24 de junio de 2009

24 de Junio



Mientras escribo estas líneas estoy viendo el
casi-final de las fiestas de Sant Joan, de

Ciutadella -nuestro pueblo vecino y el más occidental de la isla, el que ve ponerse el sol por el mar. Hemos ido por la tarde y, oh, sorpresa, nos hemos encontrado con todos los homeschoolers de la isla oooOOOoooOOO Es que somos pocos... ;-) En el blog de una periodista menorquina leo un interesante post acerca de la simbología de la fiesta. Todavía sigo reteniendo ese aroma característico e inconfundible mezcla de sudor y excremento de caballo, sudor humano transpirando puro alcohol, arena, polvo de avellana y todo eso.
Hay que vivirlo para comprenderlo.

A la vuelta, veo este post de María sobre un libro que aparenta valer la pena, perooo.... y recuerdo que, esta misma mañana, he estado hojeando un libro que mi prima sacó de la biblioteca municipal (ella tiene 6 años recién cumplidos y es una gran usuaria de la biblioteca). Del libro en cuestión puedo decir toooodo esto:

  • está escrito en mayúsculas (prefiero la minúscula, motivos Doman)
  • faltan la mitad de los acentos (o sea, no hay criterio de estilo; o los pones todos o no pongas ninguno, digo yo)
  • hay algunas faltas de ortografía (creo que debido a una mala traducción)
  • empieza, como no, cuando la niña se levanta un día por la mañana y tiene que ir al colegio (esto ya es algo personal)
  • del contenido ya no digo nada porque me ha impactado todo lo demás que ni me he enterado de qué iba ;-)

Adjunto una foto de la fiesta de final de curso del esplai de Cruz Roja (única y exclusivamente porque me apetece):



Oh, y os presento a Tom:



Estoy (re)leyendo Un milagro en equilibrio (Lucía Etxebarría):

¿Y si trajéramos otro niño y te murieras de celos? ¿Y si te convirtieras en una sosias de tu tío Vicente, amargada para el resto de tu vida porque llegó otro bebé que te robó tu trono de princesa, tus juguetes y la atención que te mereces? Yo, que nunca he sido monógama, empiezo a serlo contigo. En cierto modo, me parece una traición querer a otro niño tanto como te quiero a ti.

1 comentario:

Marcela dijo...

ay pero si es el mellizo de nuestro Pistacho!!! jejeje

Blog Widget by LinkWithin