sábado, 20 de marzo de 2010

Punto final



Hay días que son de punto y aparte. Salto de línea y empiezas un nuevo párrafo, continuando con el anterior.

Yo, ayer, tuve un día de punto final. Final definitivo. Dimití de mis cargos en la Cruz Roja e, incluso, solicité mi baja como voluntaria. He dejado un esplai con casi treinta niños que estaban acostumbrados a una educación conductista. Espero haber aportado algo en ese aspecto.

Cuando das tu tiempo, tiene que valer la pena y tienes que darlo a alguien o a algo que lo merezca. Imagino que en todas las grandes instituciones pasan cosas parecidas, pero quisiera creer que no es así. En Cruz Roja he sufrido ataques personales varios y continuos boicots a todo intento de cambio, de progreso, de hacer más cosas y cosas nuevas y diferentes. Hay gente que se estancó en el siglo diecinueve, o por ahí, y se han enquistado, creo que definitivamente. Podría echar sapos y culebras por el teclado, ahora mismo, pero no cal. Ahora, en vez de dedicarme a los hijos de los demás, me dedicaré, todavía más, al mío.

Recupero mi tiempo y mi energía, supongo que debería celebrarlo.




7 comentarios:

Desdemicordilleradelosandes dijo...

lau , a ¿ que te refieres? ataques a ti como institucion o las personas que trabajan contigo?
Seguro tu niño debe estar feliz.
Lo de la salud , lo vemos muy seguido aca , las personas que no tienen recurso usan metodos antiguos y poco eficiente y las personas con mas recursos tienen todo de vanguardia.
injusto No????

Lau dijo...

Me refiero a ataques personales desde dentro mismo de la institución.
He visto y vivido cosas que, si me las contara otra persona, no las creería...

Anónimo dijo...

Laura, has padecido a los cobardes que se amparan bajo cualquier bandera o institución con un prestigio acumulado por los años, que, en su declive impercetible, vive del prestigio acumulado en otro tiempo y por otras pesonas y que a ellos, esos cobardes, les sirve para actuar con prepotencia, arrogancia y al más puro estilo stalinista.
Estoy segura que tu decisión, madura y reflexionada, es la correcta. No se merecen que les dediques tu tiempo ni tu buen hacer. Ellos se lo pierden. Tienes nuchos otros poryectos interesantes entre manos y, con tu decisión, tendrás más tiempo para ellos y, lo que es más importante, para tí.
Son decisiones que duelen, pero son honradas y, al final, son el producto de una libertad individual por la que hay que luchar si no quieres perderla. Por todo ello: enhorabuena.
Un besote,
Joana

Airenita dijo...

Pues ¡que sea para bien! Y completamente de acuerdo: tu tiempo y tu energía a quien lo merece. besos.

Sylvia dijo...

Pues claro que es positivo si eso quiere decir que tú te sientes mejor y que Damián tendrá más tiempo a su mamá.

Un beso

maria dijo...

A mi forma de ver la vida son etapas, acaba una sea buena o mala y empieza otra. Lo bueno es empezar con fuerza, con ganas y con optimismo.Ahora estaras mas tranquila.Suerte

Helena dijo...

Lau, siento mucho que hayas tenido que dejar un proyecto en el que habías puesto tanto, por tí y por los niños afectados, porque seguro que tenían mucho que ganar al lado de alguien como tú. Lo lamentable en ciertas instituciones es que su maquinaria humana no está al servicio de su objetivo final, sino al suyo propio, para poderse perpetuar en los cargos, para alimentar su ego... Qué pena, de verdad.
Al final, quédate con lo bueno que tiene todo esto: que tendrás, como tú dices, más tiempo y energía para D, para tí, para otras cosas; que has aprendido de la experiencia; que has pasado tiempo con esos niños y que habéis aprendido los unos de los otros y sobre todo, que has luchado por ser tú.
Un abrazo!

Helena

Blog Widget by LinkWithin