viernes, 19 de noviembre de 2010

Ir a la escuela, ¿para qué?



-Escucha, Pippi, por favor, muchacha, no seas tonta, te aseguro que nuestro hogar infantil es muy bonito.

-Sí, y podrás ir a la escuela con otros niños, ¿acaso no te gustaría?

-¿Ir a la escuela? ¿Para qué?

-Para aprender a leer, a restar, a sumar y a multiplicar. Has de aprender las tablas de multiplicar.

-Gracias. Sé arreglarmelas muy bien sin esa tabla de plumificar. Eso no son más que bobadas.

-Klant, esto no puede continuar así,¡hemos de arrestarla!



Pippi Langstrump, Capítulo 1.



3 comentarios:

En casa dijo...

¡Todos queremos ser Pippi! A mis niños les encantan todos los libros de Astrid Lindgren. Miguel el travieso (Emil en el original) y Ronja, la hija del bandolero, son otros dos personajes maravillosos. Ahora precisamente estamos leyendo Ronja. ¡Que disfrutéis!
Un beso
Gemma

Elisabet dijo...

A mí me sigue gustando Pippi, a mis 21 años.

Sylvia dijo...

Pippi!! Uno de los personajes favoritos de mi infancia y de ahora claro. Ahora que te leo entiendo quizás porque me gusta tanto jejeje

Besos

Blog Widget by LinkWithin