domingo, 27 de septiembre de 2009

XIII del Carnaval de Blogs: cómo educar en casa y no morir en el intento: trucos de organización



Que cómo nos organizamos, pregunta Esther.

Pues, como podemos, me dan ganas de contestarle...

Pero no voy a ser tan desconsiderada y voy a intentar escribir una entrada digna del mejor carnaval de blogs. Creo que mis "Diarios de una semana..." reflejan bastante bien cómo me organizo. La de invierno tuvo mucho éxito; con la de verano fracasé y sólo conseguí postear de lunes a miércoles. Es lo que tiene el verano, que la vida se vuelve imprevisible y la poca organización que tenemos en invierno se va al carajo.

Debo empezar aclarando que los asuntos académicos no están organizados en esta casa. De hecho, no existen desde que dejamos de hacer Kumon. Cuando apetece, nos dedicamos a tareas didácticas. Cuando apetece, nos dedicamos a tareas lúdicas. En realidad, creo que es lo mismo...

Para este curso, me había planteado la opción de trabajar con workboxes pero, al final, decidí que no (queda para otro post).

Así que, hablemos del hogar. Inspirándome en la maravillosa Flylady, ésto es lo que hago (o lo que intento hacer):

Cada día de la semana, de lunes a viernes, tiene asignadas:
  1. una tarea doméstica
  2. una zona de la casa


Las tareas están repartidas así:

El reparto de tareas por días es muy útil para no agobiarse, porque sabes que cada cosa será hecha en su momento.

Damián colabora con las tareas concretas que le encomiendo. No le digo que ordene una habitación porque no sabría por dónde empezar, sino que le digo exactamente lo que debe hacer: meter los playmobil en su caja, tirar los papeles a la basura, meter la ropa sucia en la lavadora, etc. A veces, dibujo en una hoja todo lo que tenemos que hacer antes de salir de casa: lavarnos las manos, vestirnos, sacar la basura, poner la lavadora, etc. Y, hablando de lavadoras, encontré una idea fantástica en un blog que leo habitualmente. Consiste en poner una foto de cada paso encesario para hacer la colada. Espero ponerlo en práctica dentro de no mucho tiempo.

Esta semana además, incorporo una rutina que es nueva para mi: la planificación semanal de menús, que corresponderá a los miércoles (así, el jueves tendré la lista de la compra preparada en función de lo que vayamos a comer a lo largo de los próximos seis días). Mi madre, que me conoce como si me hubiera parido, está convencida de que no voy a conseguirlo (¿a qué sí, ma? ¡Pues lo vas a flipar!).


La división de la casa por zonas, funciona así:

Se divide la casa en 5 zonas y se reparten éstas por días, de lunes a viernes.

Cada día, debes dedicar un tiempo (pre)determinado a la zona correspondiente. No importa si son 15 minutos o 45, lo importante es la constancia.

El gran recurso para tener éxito en el intento es el uso del temporizador. Por ejemplo: si hoy te tocan 15 minutos en el salón, que serán de 9.00 a 9.15 am.

Lo primero que debes hacer es preparar todo el material que necesitas (trapos, fregona, etc), incluyendo una bolsa de basura y una caja. Cuando lo tengas todo listo, pones el temporizador para que suene dentro de 10 minutos y empiezas a ordenar, limpiar, tirar y, en la caja que habías preparado, metes todo lo que vayas encontrando que no pertenezca a la zona en la que estás trabajando.
Cuando suene el temporizador, paras. Recoges todo el material que has utilizado y dedicas el tiempo necesario a vaciar la caja llevando cada cosa a su sitio.

En la versión original de Flylady, se dedica una semana a cada zona. A mi, personalmente, me funciona mejor el método zona/día porque así repaso toda la casa cada semana.

También tenemos algunas actividades fuera de casa y éstas, como tienen horario impuesto, no suelen dar problemas ;-)

Los lunes y miércoles (con una sesión opcional los viernes, a la que no solemos ir), kárate.

Los viernes por la noche, Grupo de Participación Infantil de CRJ (también conocido como "esplai").

Los sábados por la mañana, básquet (juega él, yo sólo le acompaño)

Los sábados por la tarde, bailes folclóricos (bailo yo, Damián sólo me acompaña).

Y, un viernes al mes, cuentacuentos en la biblioteca pública.

Para mi es imprescindible el calendario de pared (más incluso que la agenda, porque la agenda olvido mirarla, pero el calendario lo veo aunque no quiera) donde apunto cosas varias: citas, actividades, celebraciones, etc.

Por supuesto, lo que hacemos fuera de casa es mucho más fácil de cumplir, pero tiene más encanto lo que improvisamos el resto del tiempo.

7 comentarios:

Estherqp dijo...

Fantástica entrada y muy buenas ideas para inspirarnos. Lo de los menús también voy detrás de ponerlo en práctica porque las compras se hacen despúes más fáciles, aunque aún no me he puesto... Creo que una buena oragnización es lo que nos ayuda después a poder improvisar! yo con Sergi tampoco sigo una rutina en lo que a "cole" se refiere, creo que aún es pequeño y hay que seguir su ritmo. Gracias por los enlaces y por las ideas. Besotes!!!

Estherqp dijo...

Jo, creía que ya era seguidora de tu blog!!!ya me extrañaba que no escirbieras nada.... soy un despiste!!! ahora ya te tengo fichada jajaja!!!!!

Desde mi cordillera de los andes dijo...

que buena idea del temporizador . A mi tambien me resulta zona/dia .o lo del mural , lo estan haciendo , ya que se van hartas ideas.
abrazos

Anónimo dijo...

Hija mía, yo, que te he parido, siempre creo en ti, incluso aunque tenga que hacer actos de fe.
Estoy segura que lo vas a conseguir. No sé cuando, porque tus proyectos son tantos y siempre hay prioridades y algún que otro "tropezón". Pero creer en ti, sí, creo.
Por cierto, como te dije en casa: me emocioné y me gustó mucho la dedicatoria que me ofreciste, un poco más arriba aprovechando el poema musicado de Raimon. Añoranza de tu padre, Ternura por vuestros años de infancia. Agradecimiento por teneros.
Un besazo.
Joana, madre y abuela

Anónimo dijo...

Joana, me has emocionado muchísimo con esta declaración de amor a tu hija, de verdad. No se ven cosas tan bonitas a diario y me ha parecido preciosa y muy sentida.
Teneis mucha suerte de teneros mutuamente y D. de teneros a las dos.
Enhorabuena, de corazón.
Un beso muuuuy gordo a los tres!

Helena

Anónimo dijo...

Gracias, Helena, por tus palabra.
Las vicisitudes de la vida, superar con comprensión y amor las dificultades y las diferencias, es lo que conduce a la aceptación de la divesidad. Y ése es el tesoro que cada uno tiene que encontrar en su relación con los demás y, muy especialmente, en mi opinión, con los suyos.
En este sendero andamos, ahora mismo, Toni, Laura, Damiàn y yo.
Un abrazo,

Joana

Anónimo dijo...

Gràcies, Joana.

Eres toda una inspiración. Ójala yo sea capaz de aceptarme a mí misma y a los que quiero tal como son, sin interpretarles a mi manera. A diario veo personas que quieren mucho a sus hijos (no lo dudo!) pero que no les ven tal cual son, sino bajo su percepción y su perspectiva de las cosas, como para que encajen en el puzzle o en la imagen de familia que se han formado. Y no quiero ser como ellos, porque no quiero que haya ninguna barrera entre mi hija y yo. Y en ese camino intento mantenerme.

Moltes gràcies de nou i molts petons!

Helena

Blog Widget by LinkWithin